Según la OMS, la calidad del agua potable es una cuestión que preocupa en países de todo el mundo, en desarrollo y desarrollados, por su repercusión en la salud de la población. Son factores de riesgo los agentes infecciosos, los productos químicos tóxicos y la contaminación radiológica. La experiencia pone de manifiesto el valor de los enfoques de gestión preventivos que abarcan desde los recursos hídricos al consumidor.

La OMS elabora normas internacionales relativas a la calidad del agua y la salud de las personas en forma de guías en las que se basan reglamentos y normas de países de todo el mundo, en desarrollo y desarrollados.

La Organización Mundial de la Salud ha publicado una guía para la calidad del agua potable. Consideramos de vital importancia este informe ya que especifica varios parámetros y requisitos mínimos que debería tener el agua que bebemos.

Según el informe, se recomienda beber el agua con nivel de pH entre 6,5 y 9,5. También hace referencia a la dureza del agua la cuál se encuentra en 500mg/l calcio.

Click aquí para descargar el informe

Entre las páginas 316 y 349 del informe que adjuntamos a continuación de la OMS puede leer los requisitos de un agua óptima para el consumo humano.

Esperamos poco a poco tomar conciencia de cómo influye el cambio del tipo de agua que consumimos para nuestra vitalidad y salud.